pepelopezmarin.es

Un rescate con huevos

 

Tres hechos en apenas 24 horas describen casi a la perfección el estado de cosas al que ha llegado la Comunidad Valenciana. Ante nuestra manifiesta incapacidad para hacer frente a nuestras obligaciones hemos tenido el dudoso honor de ser la primera comunidad de España rescatada por el Estado. Al mismo tiempo y en dos escenarios diferentes, Xàbia y Guardamar, los dos últimos presidentes de esta comunidad, Franciso Camps y Alberto Fabra, eran recibidos con abucheos y el lanzamiento de huevos por parte de una ciudadanía que tiene razones más que suficientes para sentirse indignada, cansada y ultrajada ante tanto atropello y tanto sinsentido. Se podrá escribir de otra manera la historia reciente de esta tierra, pero estos tres actos así entrelazados, rezo por medio, ejemplifican como ningún otro el de dónde venimos y a lo que hemos llegado: un desastre en la gestión y una incapacidad manifiesta para ofrecer un futuro de esperanza.

Y es que para desgracia de los ciudadanos de esta comunidad cada día que va pasa Alberto Fabra tiende a parecerse más a su predecesor Francisco Camps. Incluso se diría que el primero hace denodados esfuerzos para recorrer el camino que aún les separa predicando un discurso y ejecutando en muchas ocasiones otro muy distinto.

Del rescate poco se puede decir. Es la certificación manifiesta y palmaria de que quienes han gestionado esta comunidad en los últimos 17 años lo han hecho rematadamente mal. Que el rescate tenga que venir de un Estado que anda agonizante tampoco nos da mucha esperanza de que por ahí las cosas vayan a mejorar.

Capítulo aparte merece lo de los huevos. Aquí Camps suponemos que se siente orgulloso de su papel de víctima y que estará deseando volver a Xàbia a poner la otra mejilla. Convocar unas jornadas espirituales con el padre Juan Cotino a la cabeza para reflexionar sobre el humanismo social y la responsabilidad política a la misma hora y lugar que media España se echaba a la calle contra las tijeras de Rajoy es, o se parece mucho, una provocación en toda regla. Hay quien no habita en este mundo y sigue empeñado en seguir fuera de él.

De lo que le sucedió a Alberto Fabra en Guardamar sólo cabe decir que era cuestión de tiempo. Lleva esta comunidad medio año en la calle como quien dice y lo único que ha encontrado como respuesta de parte de quienes la dirigen ha sido silencio las más de las veces y un cierto tono chulesco en las respuestas de algunos de sus máximos responsables cuando las ha habido. Así que si un grupo de maestros o funcionarios hicieron lo que hicieron lo que habría que preguntarse es qué milagro ha hecho posible que esto mismo no haya ocurrido antes.

Seguramente esto ha sido así porque quienes en todo este tiempo han puesto más cordura y sensatez han sido precisamente los protagonistas del lanzamiento de huevos, porque esperar que quienes nos han llevado al precipicio quieran ahora darnos una lección de cómo salir de él, es, como mínimo, para ponerse a rezar. Y para eso nadie como Cotino y el propio Camps. En twitter @plopez58

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.