pepelopezmarin.es

España, ¡Qué gran país si hubiera buen señor!

Si usted viviera en un país donde el presidente de un Gobierno que acaba de presentar una Ley de Transparencia se vanagloria de no tener agenda pública, ¿qué diría? Si usted viviera en un país donde los dos líderes sindicales más relevantes son recibidos antes por la canciller de un estado extranjero que por el presidente de Gobierno que lleva siete meses en el cargo, ¿qué diría? Si usted viviera en un país acuciado por la mayor crisis económica que se recuerda en cincuenta años y el presidente de ese territorio apenas si comparece en el Parlamento nacional y apenas si realiza actos públicos con derecho a preguntas de los periodistas, ¿qué diría? Si usted viviera en una país donde el paro golpea ya a más del 25% de la población y al 53 de los jóvenes menores de 25 años, y lo único que oye y de forma machacona de sus dirigentes es que lo peor está por venir, ¿qué diría?

Si todas y cada una de estas y otras similares preguntas se las hubieran hecho ustedes hace siete u ocho meses concluirían muy probablemente que se trata de un país imposible, que ha entrado en barrena, que está al borde de ser un territorio fallido tal como sucede con algunos estados africanos, y que, por supuesto, ese país no puede estar geográficamente en la Unión Europea. Y ya puestos diría también que su gobierno está compuesto por una pandilla de inútiles, mendaces, incapaces, indeseables, gentes sin escrúpulos y sin la más mínima inteligencia emocional. Y, claro, negarían que ese país fuese el suyo.

 

Pero resulta que no, que el presidente de Gobierno de esa histórica nación es Mariano Rajoy; que quien ha recibido durante hora y cuarto a los sindicalistas Fernández Toxo (CCOO) y Cándido Méndez (UGT) ante el ninguneo del mandatario propio ha sido la canciller alemana Angela Merkel; que los ministros de Economía y Hacienda son Luis de Guindos y Cristóbal Montoro, gentes que llevan siete meses predicando el Apocalipsis por toda medicina, y, por la forma como lo hacen, se diría que incluso disfrutaran con ello; que su ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, parece empeñado en ajusticiar a todo lo que se mueva si tiene forma de mujer a través de una cruzada a la que ya solo le falta la condena del confesionario y la petición de escarnio público a través de una orden ministerial recogida en el BOE.

Y es que efectivamente hoy, siete meses después, ese país no es otro que España, un estado que está (aún) en la Unión Europea y que tiene un gobierno, por llamarlo generosamente de alguna manera, que ha cometido todos los pecados que nunca se deberían cometer por muy extremas que sean las circunstancias: destrozar la ya (maltrecha) herencia y hacer ver a sus gentes (¿?) que el problemas son ellos, los propios ciudadanos, tanto es así que ya ni confían en sus capacidades y que la única salida es que se dejen tratar como esclavos silentes, corderos dispuestos a ser degollados en el altar de una ideología sin alma ultraliberal y ultraconservadora.

Pero sucede también que ese país tiene una larga memoria (¡Dios, qué buen vasallo si tuviese buen Señor!, se lamentaba ya en el siglo XII el Campeador ante su “señor” Alfonso VI en el poema de Cantar del Mío Cid) y resulta que esa larga raíz puede hacer pensar otra vez si la cuestión no habrá llegado al punto de preguntarse seriamente si el error no estuvo en creer que esta gente quieren en verdad la tierra que pisan o solo pretendían antes y pretenden ahora aprovecharse de ella. En twitter @plopez58

El noticiero

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.