pepelopezmarin.es

Periodismo de la gente corriente

Si acabo de conocer a alguien y me pregunta qué soy, lo primero que le puedo soltar es que soy periodista. Pronto me arrepiento. Uno siente que es una respuesta demasiado grandilocuente, que solo es una verdad a medias y que encierra demasiadas trampas.

Lo de ser periodistas es lo que he hecho durante treinta y tantos años en los diarios La Verdad e Información, primero en Murcia y más tarde en Alicante desde 1984, también con alguna colaboración esporádica en radio y demás, eso sí, después de estudiar en la Universidad Autónoma de Barcelona nada más morir Franco.

 Si alguien toma confianza y me preguntan también el porqué “de ser periodista” solo se me ocurre decir que ha sido una de las maneras (hay otras muchas, por supuesto, pero esta fue la que se me cruzó en el camino) que he encontrado de ganarme la vida y de tratar de echar una mano para que las cosas, ya saben, la política, la economía, la sociedad, la vida diaria de las gentes corrientes, en la que me incluyo, funcionasen algo mejor de lo que lo hacen. Algo así como echar una mano tratando de contando lo que pasa cerca de ti.

Pero sucede también que estoy convencido de que el periodismo es, además de uno de los oficios más antiguos del mundo, una herramienta necesaria para la salud democrática de los pueblos. Sin periodismo, como ahora se repite tanto, no hay democracia, lo que creo no sucede al revés: cuando menos democracia hay o de peor calidad es, como sucede ahora, cuando más necesario es el buen y comprometido periodismo. O sea, lo que en tanto echamos ahora de menos, salvando, claro, honrosas excepciones.

Pero si he de ser sincero, que de eso se trata cre, lo de ganarme la vida era hasta hace poco, cuando, como a tantos otros miles de compañeros de este país, la empresa para la que trabajaba decidió prescindir de mis servicios, que es una forma digamos que elegante de reconocer que me despidieron de malas formas y peor maneras, lo que me obligó a replantear algunas apartados del ejercicio del periodismo pero no el periodismo.

Así es como nació este blog (Al fondo a la izquierda) o web o como puñeta se llame, que  lleva casi dos años de andadura pero con varios sobresaltos y algunos trompicones en el camino. Primero y durante un año estuvo alojado en la web del propio periódico Información de Alicante en el que trabajé 24 años a pesar de las muchas trabas que algunos responsables de aquella casa tuvieron con el proyecto, más tarde intentó volar por libre.

Es lo que ahora intento seguir haciendo desde aquí: volar en esta ventana digital convencido de que, como dijo una vez el maestro de periodistas Ryszard Kapuscinski, tratar de hacerme eco en la medida de lo posible de la voz y los intereses de los más humildes: "Los poderosos nunca me interesaron mucho. Es un tipo de gente que no te puede decir nada interesante, sólo te dice cosas burocráticas". Yo sólo suscribo.

En definitiva más o menos lo que siempre intuí. Y lo que intenté y, a veces, hasta conseguí realizar en las varias empresas para las que trabaje. Más o menos lo que ahora intento y no sé si consigo. Debe ser porque ser periodista no ha sido nunca fácil. Y explicarlo, si alquien te lo pide, menos aún.

Houston tenemos un problema: El documental que las farmacéuticas no quieren que veas

Música gitana ...y feminista

El debate de Juan Torres en La Sexta...

¿Quién ha mordido mis impuestos? o la historia de la deuda ilegítima

Así se las gasta la Marina española contra la protesta pacífica de Greenpeace en Canarias

Documental "Yo Decido. El tren de la libertad"

Suscripción

Acceso y registro

Los usuarios registrados podrán realizar comentarios sin tener que identificarse cada vez que escriben un texto.
Crear una cuenta

Webs amigas

CHAPA periodistas

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.